Un angulo magico del grafeno

Un ángulo mágico del grafeno permite que los electrones fluyan libremente

Podría ayudar a la búsqueda de un superconductor que funcione a temperatura ambiente Dale un toque a un pastel de capas de grafeno y lo superconduce: los electrones fluyen libremente a través de él sin resistencia. Compuesto por dos capas de grafeno, una forma de carbono dispuesta en láminas de un átomo de grosor, el […]

  • Podría ayudar a la búsqueda de un superconductor que funcione a temperatura ambiente

Dale un toque a un pastel de capas de grafeno y lo superconduce: los electrones fluyen libremente a través de él sin resistencia. Compuesto por dos capas de grafeno, una forma de carbono dispuesta en láminas de un átomo de grosor, el comportamiento extraño de la estructura sugiere que puede proporcionar un patio de recreo fructífero para probar cómo funcionan ciertos tipos inusuales de superconductores, informó el físico Pablo Jarillo-Herrero del MIT 7 de marzo en una reunión de la American Physical Society.

El descubrimiento, también detallado en dos documentos publicados en línea en Nature podría ayudar a la búsqueda de un superconductor que funcione a temperatura ambiente, en lugar de las condiciones frías requeridas por todos los superconductores conocidos. Si se encuentra, tal sustancia podría reemplazar a los conductores estándar en diversos productos electrónicos, lo que promete un ahorro de energía masivo.

La superconductividad del grafeno en capas se produce cuando la segunda capa de grafeno se retuerce en relación con la primera, en un “ángulo mágico” de aproximadamente 1,1 grados, y cuando se enfría por debajo de 1,7 kelvins (aproximadamente -271 ° Celsius).

Sorprendentemente, Jarillo-Herrero y sus colegas informan que el mismo material también puede ser empujado a convertirse en un aislante -en el que los electrones están atrapados en su lugar- mediante el uso de un campo eléctrico para eliminar los electrones del material. Esa estrecha relación con un aislador es una característica compartida por ciertos tipos de superconductores de alta temperatura, que funcionan a temperaturas significativamente más cálidas que otros superconductores, aunque todavía requieren refrigeración.