En 2050 cada ser humano será el centro de un mundo asistido

En 2050 cada ser humano será el centro de un mundo asistido por la inteligencia artificial

La inteligencia artificial está avanzando en todo el mundo y se está experimentando en todo tipo de ámbitos El experto Antoine Blondeau, uno de los colaboradores en el desarrollo de Siri, el asistente de Apple, afirma que en 2050 cada ser humano será el centro de un mundo asistido por la inteligencia artificial hasta en […]

La inteligencia artificial está avanzando en todo el mundo y se está experimentando en todo tipo de ámbitos

El experto Antoine Blondeau, uno de los colaboradores en el desarrollo de Siri, el asistente de Apple, afirma que en 2050 cada ser humano será el centro de un mundo asistido por la inteligencia artificial hasta en el más mínimo detalle

La inteligencia artificial es un área de la informática que hace hincapié en la creación de máquinas inteligentes que funcionan y reaccionan como seres humanos. Algunas de las actividades de las computadoras con inteligencia artificial están diseñados para incluir:

-Reconocimiento de voz

-Aprendizaje

-Planificación

-Solución de problemas

Ejemplos de avances que se esperan y que mejorará el mundo empresarial así como el de las personas particulares:

-Los coches no tendrán conductor

-Las pantallas se encenderá cuando una persona entre en una habitación y mostrarán los programas favoritos

-Tendremos un asistente robot en casa

Antoine Blondeau dice que “dentro de 30 años, el mundo será muy diferente”. “Todo estará diseñado para satisfacer sus necesidades personales”.

En las empresas se habrá desarrollado enormemente la robótica sensorial y  visual y las empresas y las fábricas serán inteligentes, capaces de decidir a tiempo real.

El ámbito de la comunicación estará apoyado por robots que escriban y hagan tareas de forma más racionalizada. Habrá periodistas-robots que transformarán datos en contenidos.

Este tipo de innovaciones y avances muestran el potencial de la inteligencia artificial.

Robots plegables sin batería, sin cables y sin problemas

Robots plegables: sin batería, sin cables y sin problemas

Pueden hacer movimientos complejos y repetibles gracias a la energía de un campo magnético inalámbrico Un equipo de investigadores del Instituto Wyss de Ingeniería Biológicamente Inspirada y de la John A. Paulson Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) de la Universidad de Harvard ha creado robots plegables libres de baterías capaces de hacer movimientos […]

  • Pueden hacer movimientos complejos y repetibles gracias a la energía de un campo magnético inalámbrico

Un equipo de investigadores del Instituto Wyss de Ingeniería Biológicamente Inspirada y de la John A. Paulson Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas (SEAS) de la Universidad de Harvard ha creado robots plegables libres de baterías capaces de hacer movimientos complejos y repetibles gracias a la energía de un campo magnético inalámbrico.

“Al igual que el origami (arte japonés tradicional que transforma una simple hoja de papel en formas tridimensionales complejas), uno de los puntos principales de nuestro diseño es la simplicidad”, dice el co-autor Je-sung Koh, Ph.D., profesor asistente en la Universidad Ajou de Corea del Sur. “Este sistema requiere sólo de componentes electrónicos pasivos y básicos en el robot para entregar una corriente eléctrica – la estructura del robot se encarga del resto”.

Los robots del equipo de investigación son tetraedros de plástico planos y delgados (semejantes al papel en el que se basan), con los tres triángulos exteriores conectados al triángulo central por bisagras y un pequeño circuito en el triángulo central.

La energía que crea la corriente eléctrica necesaria para el movimiento de los robots se suministra de forma inalámbrica utilizando la transmisión de energía electromagnética, la misma tecnología dentro de las almohadillas de carga inalámbricas que recargan las baterías en los teléfonos móviles y otros pequeños aparatos electrónicos. Una bobina externa con su propia fuente de energía genera un campo magnético, que induce una corriente en los circuitos del robot, calentando así las bobinas e induciendo que se pleguen. Para controlar qué bobinas se contraen, el equipo de investigadores construyó un resonador en cada unidad de bobina y lo sintonizó para responder sólo a una frecuencia electromagnética muy específica.

Este tipo de inventos en tecnología y robótica permitirá grandes avances en ámbitos muy variados.